Doctor Who 232: The Bells of Saint John

Doctor Who 232: The Bells of Saint John
Un hombre en la pantalla de un ordenador describe cómo las almas humanas están siendo subidas a internet cuando la gente usa su ordenador para logearse en cierta red Wi-Fi. El hombre revela que ha sido subido y que no sabe dónde está.

Mientras tanto, el Doctor se ha retirado a un monasterio en Cumbria, en el año 1207 para reflexionar sobre el misterio de Clara. Los monjes le molestan un día para decirle que "Las campanas de Saint John" están sonando. El Doctor pide un caballo y cabalga hasta una cueva cercana, donde ha dejado la TARDIS. Se sorprende de encontrar el teléfono exterior de la misma sonando, y lo contesta. Al otro lado está Clara Oswald, a quien el Doctor inicialmente no reconoce. Le pide ayuda con su ordenador, y el Doctor está a punto de colgar hasta que ella usa la frase "Corre, chico listo, y recuerda" como truco mnemotécnico para su contraseña. El Doctor inmediatamente sale a conocerla en persona.

Cuando llega, Clara se niega a hablar con él ni a dejarle entrar. El Doctor decide cambiarse del hábito de monje que lleva, y cuando regresa descubre que Clara ha sido "subida" por un servidor robótico móvil en forma de niña pequeña. El Doctor se hace con el portatil de Clara y revierte la subida, enviando a los que mandaron la señal el mensaje de que Clara está bajo su protección. La directora de los subidores, la Srta. Kizlet, informa a su cliente de que el Doctor ha intervenido como temían. Otro servidor móvil, esta vez disfrazado de hombre, es enviado a casa de Clara para llevársela otra vez. El Doctor y Clara están fuera cuando los subidores provocan que un avión comience a descender directamente hacia ellos. El Doctor y Clara suben en la TARDIS y aterrizan en el interior del avión, donde el Doctor revive a la tripulación y les salva de estrellarse.

Parte 1 de 1: The Bells of Saint John